top of page
  • Foto del escritorConcepción Avilés

¿Por qué el 90% de las Empresas Familiares no Sobreviven a la Tercera Generación?


Las estadísticas revelan una cruda realidad: aproximadamente el 70% de los propietarios de empresas pretenden traspasar su empresa a miembros de la familia, pero sólo alrededor del 30% lo consigue con éxito.

“Las estadísticas revelan una cruda realidad: aproximadamente el 70% de los propietarios de empresas pretenden traspasar su empresa a miembros de la familia, pero sólo alrededor del 30% lo consigue con éxito. En la segunda generación, la tasa de éxito es de apenas el 10-15%, mientras que en la tercera generación es casi insignificante.”


Fuente: From Success to Succession Planning: Charting the Future of Your Business – Gottesman Company

 

Las empresas familiares son pilares fundamentales en el entramado económico de muchas sociedades. Sin embargo, enfrentan desafíos únicos cuando se trata de abordar el cambio generacional. La transición de una generación a otra puede ser una travesía compleja y delicada, plagada de errores comunes que podrían socavar la estabilidad y el éxito a largo plazo de la riqueza familiar. Aquí, exploramos algunos de los errores más frecuentes cuando se trata de relevos generacionales y cómo evitarlos.

 

Falta de Formación y Educación

 

Uno de los errores más significativos radica en la falta de formación y educación para las generaciones sucesivas. La preparación de los herederos no se limita a las habilidades técnicas relacionadas con el negocio, también abarca otros aspectos como; la educación financiera individual, la formación familiar (conocer la historia de la familia, lograr una comunicación efectiva entre los miembros de la familia, velar por la cohesión familiar, construir un futuro compartido, entre otros), así como desarrollar y potenciar el crecimiento personal y profesional de los miembros de las generaciones sucesivas.


Es esencial que el Family Office brinde una educación integral que prepare a los futuros líderes para ser accionistas responsables y contribuyentes activos en el crecimiento de la empresa familiar. Esta formación no aplica únicamente a la siguiente generación, debe estar presente en otros grupos relacionados con el Family Office como son los Consejeros y los Directivos involucrados.

 

Falta de Información a las futuras generaciones

 

La falta de transparencia en cuanto al patrimonio y la estructura de la empresa familiar es otro error común. Las generaciones “activas” a menudo dudan en compartir esta información con las siguientes generaciones o dudan hasta qué punto compartirla. Sin embargo, la falta de conocimiento puede obstaculizar la comprensión de los futuros líderes y su capacidad para asimilar toda la información cuando se decide realizar el relevo generacional. La transparencia gradual y adecuada puede fomentar la confianza y la participación informada.

 

Ausencia de Comités Next Gen

 

La falta de instancias específicas para involucrar a las siguientes generaciones en la empresa familiar es otro error frecuente. Los Comités Next Gen, diseñados para iniciar la integración de las futuras generaciones, son vitales. Sin embargo, su eficacia depende de una clara definición de su propósito, ya que una finalidad poco clara pudiera desencadenar en una mala gestión de expectativas para los futuros integrantes del Family Office. Es conveniente determinar a qué personas y a qué edades se empiezan a involucrar a los diferentes miembros, para que estén todos ellos “en la misma página”. Estos comités fomentan la colaboración y preparan a los herederos para la gestión conjunta de la empresa. Contribuyen a una cooperación más fluida entre los hermanos que tengan que cogestionar con sus diferentes ideas y necesidades la empresa familiar, o entre los primos, si vamos a generaciones más lejanas.

 

Escasa Convivencia Inter-Generacional

 

La falta de interacción entre la generación actual y las futuras puede socavar la cohesión familiar y obstaculizar la transición. Es esencial integrar gradualmente a los herederos en los Comités de Familia, así como en otros órganos diseñados para la toma de decisiones y fomentar su familiaridad con la empresa y sus valores. No significa esto que comenzarán a participar de manera activa en la toma de decisiones del Family Office, sin embargo, sí estarán familiarizados con los temas que acontecen en la empresa familiar, la estructura para la toma de decisiones y los criterios y valores familiares empleados para ello.


La escasa convivencia entre generaciones impide que la figura de “ejemplo a seguir” pueda tener lugar. En estos casos, las asambleas o encuentros familiares fuera del contexto empresarial pueden fortalecer los lazos y facilitar la comunicación, pero es crucial abordar las discrepancias intergeneracionales con empatía y habilidades de resolución de conflictos. En diferentes ocasiones, estos conflictos son causados por poca capacidad de escucha por parte de la generación presente, así como por falta de comunicación y cohesión entre las diferentes generaciones. Sin embargo, ser conscientes de estas discrepancias y un buen manejo de las mismas, lejos de distanciar generaciones, pueden ayudar dando pie a conversaciones de gran riqueza y utilidad para la evolución de la empresa familiar.

 

Herramientas para Superar los Desafíos

 

A pesar de estos desafíos, existen herramientas y profesionales que pueden guiar a las familias empresarias hacia una transición exitosa. La mentoría o los consejeros externos contribuyen en estos procesos ofreciendo confidencialidad y confianza para conocer las inquietudes e intereses que motivan a los miembros de la siguiente generación, así como a orientarles en el proceso. También el diseño de un plan de sucesión contribuye guiando a la generación actual a navegar en este mar de desafíos, y de igual manera, es fundamental para las generaciones siguientes, haciéndoles saber que existe un plan dentro del proceso de sucesión, en el que se cuenta con ellos.

 

En definitiva, el cambio generacional en empresas familiares es un proceso complejo que requiere una combinación de preparación, transparencia y diálogo intergeneracional. Evitar los errores comunes y aprovechar las herramientas disponibles puede allanar el camino hacia una transición fluida y exitosa. Al fin y al cabo, el éxito continuo de la empresa familiar depende del compromiso y la colaboración de todas las generaciones involucradas.

 




Concepción Avilés

Comments


bottom of page